Sinopsis

El Picasso de Persia, filme ganador del último BAFICI, se centra en la figura del pintor y escultor iraní Bahman Mohasses, condenado a un auto-exilio en Roma de más de 30 años, luego de tener que abandonar su país por cuestiones políticas en el apogeo de su fama. Las imágenes hacen foco en los últimos días de este destacado artista y en su mirada sobre el arte en general y sobre la política de Irán y del Bahman Mohassess pintó cuerpos mutilados y deformes en los tiempos en que todo parecía estar en su lugar y todos eran iguales (nadie es igual a nadie, se le escucha decir). Luego agregó bocas y ojos a sus obras en un tiempo (hoy) en el que todo tiende a parecerse a todo. Su pintura principal, la que da nombre a la película, es un cuerpo con una boca gigante y profunda que ocupa toda la cara, es un rostro vacío y redondo que remite al famoso grito de Munch pero que, lejos de expresar un estado de ánimo, transmite una sensación incómoda de vacío a partir de la falta de gestos.